Deben tratarse apenas son detectadas para evitar que se conviertan en algo sumamente doloroso o de riesgo

Las uñas encarnadas deben tratarse apenas son detectadas para evitar que se conviertan en algo sumamente doloroso o de riesgo. Suelen darse en el dedo pulgar del pie y pueden inflamarse o infectarse.
A continuación, algunas soluciones para aliviar y tratar las uñas encarnadas:

Baños con sal

Comenzá tu tratamiento con este paso. Mezclá sales especiales o común con agua tibia para que reduzca la inflamación y el dolor. Podés realizar este tratamiento todos los días.

 

Compresas con aloe vera

Aplicá una compresa con aloe vera durante toda la noche sobre la zona de la uña encarnada. Esto ablandará la uña y la separará de los tejidos que la rodean.

Bordes lineales

No cortes tus uñas con bordes redondeados, procurá que tengan bordes lineales o forma de v. Esto aliviará la presión de los laterales.

Aceite de árbol de té

Este aceite natural ayuda a prevenir la infección. Aplicá unas gotas directamente sobre la zona afectada para ayudar a curar las uñas encarnadas.

Limón

Aplicá una rodaja de limón sobre la zona afectada y sujétala con una gasa durante varias horas.

Otros consejos

  • Para prevenir y curar las uñas encarnadas debés cuidar la higiene de las uñas constantemente. Procura que estén limpias y cortadas correctamente.
  • Evitá el uso de zapatos que aprieten tus pies.
  • Andá descalzo por tu casa para que la circulación del aire impida que crezcan bacterias en la zona afectada.
 

Si el dolor aumenta o el cuadro empeora recurrí a un médico para que evalúe si debes tomar antibióticos o analgésicos.

Fuente: La bioguía