El Gobierno giró a la Cámara de Diputados un proyecto de ley que eleva el gravamen que pagan estos muebles suntuosos. El texto establece una alícuota del 50% sobre los automóviles concebidos para el transporte de personas (excluidos los autobuses, colectivos) los preparados para acampar y los chasis con motor y motores para los vehículos precedentes, cuyo precio sin impuestos es superior a $170.000 y cuyo precio de mercado (venta en consecionarias) es actualmente mayor a $236.700.

Hasta ahora eran considerados autos de lujo, los vehículos que se venden al público a más de $190.000. Esos bienes pagan en la actualidad una alícuota de 10% para los nafteros y 12,5% para los impulsados por motor diesel.

Además, el texto, que modifica la ley 24.674 de impuestos internos, promueve que en el caso de las motos se aplique una alícuota de 30% cuando su precio sin impuestos se encuentra entre los $22.000 y $40.000 y en 50% cuando su precio sin impuestos supere los $40.000. En el caso de las embarcaciones concebidas para recreo o deportes y los motores fuera de borda se establece una alícuota del 30% cuando su precio sin impuestos se encuentra entre los $22.000 y $170.000 y del 50% cuando su precio sin impuestos sea superior a $170.000.

Finalmente, en el caso de las aeronaves, aviones, hidroaviones, planeadores y helicópteros concebidos para recreo o deporte, se establece una alícuota del 50% cuando su precio sin impuestos sea superior a $170.000.

F: ML