06/12/2018 07:32 hs
Invitada a A dos voces, la ministra afirmó que los cambios “ya están vigentes” y desestimó las acusaciones de la diputada.
Bullrich contra las críticas de Carrió, ratificó el protocolo para el uso de armas: Macri lo respaldó

Luego de que Elisa Carrió cuestionara el nuevo protocolo que autoriza a las fuerzas federales a disparar en caso de que un delincuente se dé a la fuga, entre otros puntos, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, defendió la iniciativa. Invitada a A dos voces, aseguró que el reglamento “se discutió durante un año con Mauricio Macri”.

La funcionaria aclaró que cuenta con el respaldo del jefe de Estado, en medio de una interna en Cambiemos sobre esta resolución. “Él lo apoya”, sostuvo.

Para Bullrich, esta nueva iniciativa del Gobierno simplificará las reglas de las fuerzas de seguridad federales. Y argumentó que su propuesta fue “crear un instrumento jurídico” desde el Ministerio para darles un marco legal a las acciones de los oficiales.

“A mí me parece que el protocolo es adecuado, moderado, inteligente y simple”, señaló ante los puntos polémicos que sectores de la oposición -y hasta del propio Gobierno- cuestionaron.

La diputada de Cambiemos, Elisa Carrió, fue una de ellas. En una primera instancia, salió al cruce con un fuerte mensaje a través de sus redes sociales. En su cuenta de Twitter escribió que la resolución “viola los derechos humanos”, que a la ministra “se le va la mano” con esta medida y hasta habló de un “camino hacia el fascismo”.

Este miércoles tomó una postura más moderada para referirse al protocolo y propuso que se debata la medida -que según Bullrich “ya está vigente”- en el Congreso.

 

Consultada por estas declaraciones de Carrió, la ministra prefirió no condimentar la interna y se limitó a defender, nuevamente, la iniciativa de su cartera. “Nuestro reglamento no viola los derechos humanos ni es fascista. Está basado en las Naciones Unidas”, recalcó.

A su vez, insistió en que no quiere discutir con la diputada porque considera que “no corresponde”. Sin embargo, apuntó contra aquellos que salieron a cuestionar la normativa de manera general. “A mí me parece que no hubo una lectura profunda de lo que dice. Lo puede entender cualquiera”, aclaró.

Con respecto a uno de los puntos más cuestionados, que avala que un policía dispare sin dar la voz de alto, la ministra argumentó que es la excepción y no la regla. Y que solo puede ocurrir en una instancia de “eminente peligro”. “Lo de gatillo fácil es una mentira”, indicó.