Las entidades ya liquidaron más de u$s 1.200 millones en billetes y un monto todavía desconocido de bonos. En las mesas consideran, con el BCRA, que la adecuación seguirá inyectando divisas al mercado, pero la mayor parte ya se hizo. Entran buenos montos de liquidaciones de exportaciones y el BCRA autoriza más pagos de importaciones

El Banco Central (BCRA) compró ayer u$s 10 millones en el mercado cambiario de contado y unos u$s 130 millones en el mercado electrónico de pago (MEP) al tiempo que contuvo al dólar mayorista en $ 7,805. La entidad conducida por Juan Carlos Fábrega sigue gozando las mieles de la comunicación “A” 5536 que forzó a los bancos a disminuir sus tenencias en moneda extranjera, pero el efecto de ese flujo de divisas sobre los distintos precios del dólar pierde fuerza: el blue subió a $ 12,10 y el liqui a $ 10,91.
“El vómito ya pasó”, dijo ayer el operador de una mesa bancaria a este diario, recurriendo al término escatológico que eligió la City para nombrar a las ventas masivas que forzó el BCRA. “Entiendo que la mayor parte de los bonos y billetes que se iban a sacar los bancos de encima ya se liquidaron, van a quedar inyecciones puntuales”, agregó el mismo operador.
El dólar blue ganó ayer 40 centavos y llegó hasta $ 12,10 (ver aparte). En la misma rueda, el liqui avanzó cuatro centavos y el “dólar bolsa” 24 centavos hasta $ 10,56.
El blue se recupera de mínimos de $ 11,55 ($ 1,50 desde su techo), el liqui de un piso de $ 10,70 (tras haber legado a casi $ 2 desde su máximo) y el dólar bolsa de haber caído hasta $ 10,20 (tras caer $ 1,30). Todo ese derrumbe en menos de una semana por las nuevas reglas de juego del BCRA.
Según Empiria Consultores, la norma obligó a los bancos a “reducir sus posiciones de futuros en más de u$s 4.500 millones y en otros activos dolarizados (dólares y bonos en dólares) por u$s 2.500 millones” en cuatro meses. El texto permite deshacerse de un cuarto del exceso por mes, de aquí a mayo. Pero los bancos habrían preferido soltar la mayor parte ahora.
Sólo en dólares contantes y sonantes, los bancos le traspasaron al BCRA sus depósitos en la entidad por un valor de más de u$s 1.200 millones (se trata de dólar MEP, ventas de dólares que ya están colocados en las reservas).
Las ventas de bonos, por otra parte, no pueden ser calculadas en forma exacta por el momento, pero fueron volúmenes suficientes como para llevar a los títulos en dólares a rendir 19%.
Ahora, la capacidad de fuego del BCRA está dada por la mayor liquidación de divisas de cerealeras (prometieron u$s 2.000 millones para febrero). La semana pasada ingresaron unos u$s 87 millones por día y el Gobierno considera a esa cifra un piso para esta semana.
Esas divisas dieron margen para autorizar mayores pagos de importaciones, según contaron operadores.
Regular importaciones, calibrar el uso de esas divisas del agro y de las que queden por liquidar a bancos va a ser el difícil equilibrio que deberá sostener Fábrega de acá a la cosecha.

F:cronista