11 Jul 2018

El Senado comenzó a debatir la ley del aborto legal y el primer cruce fuerte lo provocó el urólogo Fernando Secin, que previó un costo de 1600 millones de pesos y 150 mil internaciones si se habilita la interrupción del embarazo antes de la semana 14 de gestación.

Lo calculó en base a un dato que luego él mismo consideró falso: los 500 mil abortos anuales que la campaña a favor de su legalización asegura que se practican en el país.

 

“Juguemos con los números. Un misoprostol cuesta 3.343 pesos, 500 mil son más de 1.600 millones de pesos, 55 millones de dólares”, contabilizó Secin, que perteneció al Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas (CEMIC) y cobró fama por atender a Robert De Niro en New York.

 

“Si tenemos en cuenta que el 30% de los casos termina en intervención por feto muerto y retenido, habría 150 mil internaciones. Entre 10 y 12 veces más que las del hospital Garrahan. Además, hay que hacer una ecografía en todos los casos”, presagió.

Aseguró que “la muerte por aborto representa el 0.5% de las causas de muerte durante la etapa fértil de la mujer” y se animó a hablar de interrumpir el embarazo en forma legal es un “crimen de lesa humanidad”.

“Cuando se legaliza, aumenta y hoy todos los países que lo tienen quieren salir de este problema”, exigió.


 

“Yo respeto todas las opiniones pero me parece excesivo lo de lesa humanidad, en un país con la historia de Argentina”, lo cruzó Miguel Pichetto, sin perder la calma habitual en los debates en el salón Illía del Senado.