1565220215_1605271

Los funcionarios calificaron de “exitoso” el escrutinio provisorio, aunque reconocieron que hubo una falla en la “visualización de datos”.

Pese a las críticas opositoras, el Gobierno insiste en volver a usar el sistema de Smartmatic en las elecciones de octubre. Los funcionarios calificaron de “exitoso” el escrutinio provisorio, aunque reconocieron que hubo una falla en la “visualización de datos” y responsabilizaron a la Justicia electoral por la demora en la difusión de los números.“Preferiría que no esté Smartmatic en octubre. Tenemos profunda desconfianza en esa empresa y estamos haciendo un análisis de lo que pasó durante el escrutinio provisorio, porque no quedamos conformes”, dijo a Clarín Jorge Landau, apoderado del Frente de Todos, que encabeza Alberto Fernández.Es que cuando el presidente Mauricio Macri dio su discurso el domingo a las 22 horas, donde asumió su derrota electoral y recomendó a sus seguidores irse “a dormir”, la empresa Smartmatic todavía no había dado ningún resultado del escrutinio provisorio. El sistema de difusión de datos estaba caído y los fiscales informáticos mostraban que desde hacía casi una hora que las pantallas de todas sus computadoras en el centro de cómputos de Barracas estaban en blanco.Pese a ello, pasado un día de las elecciones, este lunes los funcionarios del Gobierno insistieron con que en octubre van a usar “el mismo sistema de Smartmatic, porque fue exitoso”, dijo una fuente cercana al ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Y agregó: “No dimos los resultados a las nueve de la noche, tal como estaba previsto, por decisión de la jueza (María Romilda) Servini de Cubría, que nos impuso un piso del 10 por ciento en los cuatro distritos principales”.

Esa fuente oficial dio una serie de datos supuestamente “exitosos” del escrutinio provisorio: en las elecciones PASO de 2015, a las 22 horas, la carga de datos estaba en el 6,6%; mientras que en las PASO de este domingo fue del 46,8%. A las doce de la noche ya había resultados del 88,5% de los votos, frente al 21,3% que había en las PASO de 2015. Y el nivel de carga de telegramas superó el 98%, cuando el promedio anterior estaba en el orden del 94%.

-¿Pero por qué mostraron los resultados recién a las 22.30 horas, cuando ya estaba cargado el 32% en la provincia de Buenos Aires, si la orden judicial era difundirlos apenas se superara el 10%? -preguntó Clarín-.

-Eso fue por culpa de la justicia electoral, ya que le pedimos al veedor judicial mostrar los resultados a las 22 horas, cuando teníamos el 6% de la provincia de Buenos Aires y el 46% a nivel nacional, pero el veedor judicial se negó -dijo una fuente cercana al ministro Frigerio-.